¿Por qué mi gato no come?

mi gato no quiere comer
01 Febrero, 2021

Si tu gato no come, seguramente estarás preocupado, pero antes de perder la calma, es importante que sepas que son muchos los motivos que pueden hacer que los gatos rechacen la comida.

Desde el estrés al tipo de comida, pasando por enfermedades u otras patologías, pasando por los cambios repentinos en la comida, el calor, la falta de higiene o un estado depresivo, así que mantén la calma y sigue leyendo.

A continuación prenderemos un poco más sobre ellos las posibles causas que pueden estar haciendo que tu gato pierda el apetito. ¡Toma nota!

7 causa para la falta de apetito en los gatos

Si tu gato no quiere comer, echa un vistazo a las posibles causas que pueden explicar porque tu amigo peludo no quiere probar bocado. ¡Echa un vistazo!

1. No le gusta la comida

Los gatos son selectivos y rutinarios cuando se trata de su alimentación. Además del sabor, el olor también es importante. Tienen un olfato muy apurado, de modo que el olor del pienso o la comida húmeda les debe resultar agradable, de lo contrario rechazarán la comida.

Por ello, debemos tener cuidado a la hora de elegir la nutrición ideal para el animal. Hay que tener en cuenta los aspectos nutricionales y también la calidad de la comida. Y una vez el animal acepte y se acostumbre a una comida, cualquier cambio en su dieta deberá ser progresivo.

También es importante ubicar el comedero del gato lejos de la caja de arena donde hace sus necesidades fisiológicas. Si el minino detecta malos olores en el ambiente también puede negarse a comer. Los gatos son animales pulcros y delicados, por lo que hay que mantener la zona de alimentación limpia.

2. Cambio de alimentación repentino

El cambio de dieta brusco en la alimentación, sin introducir la nueva comida poco a poco también puede  provocar un rechazo a la comida. Para comprobar si la falta de apetito del gato se debe a un rechazo, prueba con darle su comida antigua u otro tipo de comida que le guste o comida húmeda tipo paté, eso siempre suele gustar a los peludos.

Además de ser una de las posible causas que puede estar haciendo que tu gato no quiera comer, el cambio brusco de alimentación puede provocar ciertos trastornos digestivos, siendo los más comunes la diarrea, vómitos o acumulación de gases en el tracto gastrointestinal.

Si quieres que tu gato coma variado y se adapte fácilmente a los cambios de dieta, introduce poco a poco nuevos alimentos con sabores, texturas y aromas variados para que el animal se vaya acostumbrando a la nueva alimentación, y en este caso siempre es recomendable ir alternado la comida seca y húmeda.

3. El exceso de calor les reduce el apetito

El exceso de calor también puede hacer que tu mascota coma menos. En los días más calurosos del verano, es muy común que nos gatos no tengan tanto apetito, el calor y la intensidad de la luz influyen en el apetito y hace que quieran mover poco y refugiarse en un lugar fresco y tranquilo. A finales de la primavera y verano, el normal que apetito de tu mascota coma menos. También su comportamiento se verá afectado. Estará más tranquilo que de costumbre.

A medida que se acerca el invierno, los días son más cortos y hay menos luz. Ese cambio hace que los se sientan más cómodos, aumentando así sus ganas de comer. Algunos estudios indican que con la llegada del invierno, el cerebro asocia la disminución de la disponibilidad de luz con la escasez de alimentos, de modo que tienen tendencia a comer más.

4. Cambios que les generen estrés

Los gatos son animales territoriales. Cualquier situación que altere su espacio les puede generar mucho estrés y en consecuencia pocas ganas de comer.

La llegada de un nuevo gato o perro puede generar mucho estrés en los gatos anfitriones, ya que sienten que invaden su espacio y alteran rutinas, eso puede hacer que el animal se sienta a la defensiva, y en consecuencia no coma.

Los cambios de casa, reformas, o cambios importantes en el mobiliario también pueden alterar el comportamiento de los peludos. Las visitas son otra fuente de estrés, principalmente si hay niños de por medio. El aumento de ruidos e incluso los olores de las visitas pueden hacer que se pongan en modo "peligro", haciendo que tengan menos ganas de comer.

5. Otras motivos

La edad también es un factor a considerar a la hora de considerar las posibles motivos que pueden estar afectando las ganas de comer del animal. Por ejemplo, cuando son jóvenes, en la época de apareamiento, cuando las gatas están en celo, los felinos experimentan cambios importantes en su comportamiento, y puede afectar el apetito.

Por otro lado, a medida que van envejeciendo, los felinos tienden a comer menos. Se vuelven más sedentarios, juegan y pierden capacidad de olfato, de modo que la comida les resulta menos.

6. Enfermedades periodontales

Las enfermedades periodontales son bastante comunes y se caracterizan por la inflamación y sangrado de encías del felino. La gingivitis felina y los dientes en mal estado son causa comunes que pueden conllevar a una disminución del apetito, ya que provocan dolor al masticar, haciendo que el animal coma menos.

7. Enfermedades o traumatismos

La falta de apetito también puede ser indicio de que algo no anda bien con la salud de tu mascota. Son muchas las enfermedades que pueden hacer que tu gato deje de interesarse por la comida. Desde problemas de origen metabólico traumatismos, pasando por las patologías mecánicas, infecciosas e inflamatorias pueden provocar falta de apetito.

En estos casos, es importante prestar atención a otros posibles síntomas, además de la falta de interés por la comida, como por ejemplo apatía, cambios de comportamiento, fiebre, vómitos, diarrea o incluso dolor. En este caso es importante buscar ayuda veterinaria en la mayor brevedad posible, para diagnosticar y aplicar el tratamiento adecuado.

Trucos para ayudar que tu coma mejor

Si tu gato no quiere comer, mantén la calma. Lo primero que tienes que hacer es observar el comportamiento del minino para intentar identificar el origen de la falta de apetito. Si observas algún síntoma indicativo de que el animal puede estar enfermo, busca ayuda profesional, no obstante si crees que la falta de apetito se debe a otros factores, atento a los siguientes consejos porque pueden ser muy útiles en esta situación:

  • Opta por los comederos grandes y poco profundos. A los gatos les resulta muy molesto que sus bigotes toquen los extremos del comedero.
  • Elige una comida equilibrada y de calidad. No vayas a lo más barato, opta por alimentos de buena calidad para abrir el apetito de tu gatito.
  • Recompénsalo después de la comida. Muchos profesionales recomiendan jugar o mimar al animal después de que se alimente, de esta forma asocian el acto de comer a algo positivo.
  • Mantente al día con las vacunas y revisiones del felino. La prevención siempre es el mejor tratamiento. Es la mejor forma evitar enfermedades e infecciones.
  • Mezcla la comida seca con la húmeda. Este truco va muy bien para despertar el apetito en los gatos que muestran poco interés por comer.
  • Cambia la dieta de forma gradual para introducir variedades. Los cambios deben realizarse gradualmente de acuerdo con las siguiente pauta:

Los 3 primeros días, mezcla a25% del pienso nuevo y el 75% del habitual;
Del 4º al 6º día, mezcla el 50% de cada alimento;
Del 7º al 9º día, coloca un 75% del nuevo alimento y solo el 25% del habitual;
A partir del décimo día, sirve solo la nueva ración.

Finalmente, recuerda que tanto el apetito como el comportamiento del animal son excelentes indicadores del estado de salud del minino.

Preguntas frecuentes sobre la falta de apetito en los gatos

¿Por qué mi gato i gato no come ni bebe?

Previamente hemos vistos que existen muchas causas que pueden hacer que los gatos pierdan el apetito, no obstante, si el animal tampoco bebe agua, estate muy atento, porque la falta de apetito y sed puede ser indicador de alguna enfermedad más grave.

Con este comportamiento el animal puede desnutrirse y deshidratarse, lo que puede ocasionar serios problemas y dificultar la recuperación del felino. En esta situación, es necesario llevarlo a ver a un veterinario lo antes posible para tener un diagnóstico adecuado.

¿Por qué mi gato no come pienso?

Si el gato come con ganas la comida húmeda tipo patés o sopas, y rechaza la comida seca, puede que simplemente no le guste el sabor y el olor del pienso que le estás dando.

Los felinos son bastante sibaritas y si no les gusta el olor o sabor de un alimento lo rechazan. Si observas que el animal se acerca al comedero, huele pero se aleja, prueba con cambiarle el pienso.

¿Qué hacer si mi gato no come y está muy delgado?

Ir a un veterinario con urgencia. Si el animal lleva tantos días sin comer que eso ya se refleja en su peso, lo mejor es buscar un veterinario lo antes posible. Este tipo de comportamiento puede ser indicativo de una patología grave que requiere un tratamiento farmacológico, que solamente el veterinario puede recomendar.

¿Por qué mi gato no come y vomita?

La falta de apetito y vómito se puede asociar con causas muy diversas, desde bolas de pelo a enfermedades. En este caso es importante fijarse en la fisiología del vómito. Sí, no es agradable pero es importante, ya que el tipo de vómito nos puede dar muchas pistas acerca del problema.

Por ejemplo, el vómito amarillo puede ser común después de un cambio de dieta. La presencia de pelo puede indicar que el vómito se produce por la acumulación de pelo en el estómago. De todos modos, el vómito siempre es un factor de alerta si se produce deforma seguida y frecuente, en este caso es fundamental llevarlo al veterinario para que se haga el diagnóstico e indique el tratamiento más adecuado.

También te puede interesar este artículo sobre: ¿Por qué los gatos vomitan?

¿Por qué mi gato no come y duerme mucho?

Si el tiempo es muy caluroso, los gatos suelen comer menos y dormir más, mientras que en los climas frescos suelen tener más apetito y estar más activos. Además, ten en cuenta que por naturaleza los felinos duermen entre 12 y 15 horas al días.

Para comprobar el apetito de tu gato, prueba con darle una loncha de jamón de york para ver si el animal come, de ser así, prueba con cambiar gradualmente su alimentación y mantente atento. Al margen de estas circunstancias, es recomendable observar si el animal presenta otros síntomas, como apatía, falta de ganas de jugar u otros síntomas, en este caso consulta con un veterinario.

¿Qué hacer si mi gato no come ni bebe ni se mueve?

Buscar ayuda urgente. Si esta situación se alegar puede resultar fatal para el animal, sobretodo si lleva varios días sin comer ni beber. Intenta despertar al animal y observa si reacciona. De no hacerlo, busca un veterinario de urgencias.

Silvia Gómez de la Vega

Licenciada en la universidad Davis School of Veterinary Medicine en California, llevo años estudiando cómo mejorar la vida de los animales. También me gusta un leer un buen libro y la nieve.