¿Cómo hacer vomitar a un perro?

Provocar vomito perro
16 Febrero, 2021

Los perros pueden ser bastante glotones y con mucha frecuencia acaban ingiriendo alimentos o sustancias naturales o artificiales que pueden resultar tóxicas para los ellos. En tales casos puede ser de vital importancia provocar el vómito a tu perro para evitar una posible intoxicación.

Si estás en esta situación, en este artículo que orientaremos para que puedas identificar síntomas para saber cuando es conveniente hacer que un perro vomite.  No obstante, te recordamos que la información contenida en este artículo es meramente informativa, y que lo más conveniente siempre es contactar con un centro veterinario.

¿Cuándo no es conveniente provocar el vómito?

La mayoría de las veces que los perros comen algo que les sienta mal o que les resulte tóxico o dañino vomitan por si solos. El problema surge cuando no pasa, y habiendo indicios evidentes de que tu mascota ingirió algo altamente tóxico, es normal que consideren la opción de inducir el vómito, no obstante existen algunos casos que inducir el vómito puede ser peor, llegando a poner en riesgo la vida del animal.

Si el perro ingirió materiales objetos o sustancias tales como, pilas, baterías, objetos afilados o sustancias cáusticos o derivados del petróleo, ácidos y otras sustancias corrosivas. En tales casos no conviene provocar el vómito, salvo que sea bajo la guía de un veterinario. La ingesta de productos altamente tóxicos pueden provocar hemorragias internas e incluso pueden ser letales si se regurgitan.

Tampoco sirve de nada provocar el vómito del animal si han pasado más de 2 horas desde la ingesta del producto, dependiendo de lo que haya comido, ya que pasado este tiempo lo más probable es que la sustancia ingerida ya se encuentre en el torrente sanguíneo del animal.

También se debe evitar provocar la expulsión cuando el animal sufre convulsiones, tiene dificultad para respirar o si se encuentra inconsciente. Además, conviene tener en cuenta que puede ser peligroso inducir el vómito en razas braquiocefálicas, como los Pugs o Pekinés, ya que les puede causar una neumonía por aspiración.

¿Cuándo el vómito puede ser inducido?

El vómito puede ser inducido sin riesgo para la salud del animal cuando se trata de la ingesta de plantas o alimentos que pueden resultar tóxicas para los perros tales como la hiedra, flor de pascua, los tulipanes u otras. Algunos alimentos también pueden resultar muy tóxicos tales como el chocolate, aguacate, dulces, etc.

También puede ser recomendable en el caso de ingesta indebida de algunos tipos de medicamentos tales como ibuprofeno, aspirina, paracetamol, ketoprofuneno o cualquier antiinflamatorios no esteroideos. En tales casos es recomendable controlar el animal para detectar otros síntomas que puedan aparecer. También es recomendable controlar la temperatura del can para asegurarte que no tiene fiebre.

No obstante, si no tienes claro que tipo de sustancia ingirió tu mascota, estos son los síntomas que pueden indicar que tu perro sufre una intoxicación o que ingirió algún objeto que le está dañando:

  • Fiebre
  • Convulsiones
  • Temblores musculares
  • Hipersalivación
  • Pupilas dilatadas
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Falta de aire
  • Problemas de coordinación
  • Convulsiones
  • Diarrea
  • Depresión

En tales casos, lo más seguro es llevarlo al veterinario de inmediato. Sin embargo, si por los motivos que sean te resulta imposible y tienes que inducir el vómito en casa, a continuación revisaremos las 2 formas más eficaces de hacerlo.

2 formas de provocar el vómito a un perro

A continuación te explicaremos paso a paso los procedimientos caseros más comunes para hacer vomitar a un perro. Ambas formas son sencillas de llevar cabo si sobre todo son seguras para tu mascota, siempre y cuando utilices las proporciones recomendadas. ¡Toma nota!

Cómo hacer vomitar al perro con agua oxigenada

El peróxido de hidrógeno (agua oxigenara) es una solución que reducida en agua sirve para hacer que perro vomite. ¿Qué necesitas?

  • Agua oxigenada
  • Una jeringa sin aguja
  • Un vaso de agua

Es importante acertar la dosis. La cantidad recomendada es de 2 miligramos de agua oxigenada por cada kilogramo de peso corporal del animal, eso quiere decir que antes de preparar la solución debes tener en cuenta el peso de tu mascota.

Utiliza la jeringuilla para medir la cantidad de peróxido de hidrógeno adecuado para tu mascota y échalo en un vaso, posteriormente añade la misma cantidad de agua en el vaso y mezcla bien la solución y haz que ingiera con la ayuda de la jeringa.

Consejos para suministrar la solución:

  1. Intenta hacer el el perro coma algo previamente. Si tu mascota come algo antes de este modo le será más fácil vomitar cuando le suministres la mezcla.
  2. Inserta la jeringa con suavidad, (sin aguja) cerca de la garganta del perro, sobre la lengua para asegurar que la ingiera.
  3. Es recomendable hacer el perro se mueva después de que haya ingerido el agua oxigenada para estimular el vómito. Haz que camine o juega con él.

Evita que tu amigo peludo inhale la sustancia, ya que esto puede provocar una aspiración. Si el perro no vomita en 15 minutos, intenta darle una segunda dosis.

Quédate con tu perro mientras vomita. Recoge el vómito para llevarlo al veterinario para que lo analice y no permitas que tu perro vuelva a ingerir el material tóxico.

El peróxido de hidrógeno es un “antiséptico tópico que usado por vía oral actúa como emético (provoca vómitos) de modo que su uso, en las proporciones comentadas se considera seguro siempre y cuando no sea posible llevar tu mascota a un veterinario.

Cómo hacer vomitar al perro con sal

Otra forma casera de inducir el vómito es utilizando un solución rica en sodio, es decir sal de mesa y agua. En este caso también es importante suministrar la dosis correcta para que la solución sea efectiva. Para ellos vas a necesitar:

  • Sal de mesa
  • Agua tibia
  • Vaso
  • Jeringa

Añada a un medio vaso de agua tibia de 1 a 3 cucharaditas de sal, dependiendo del tamaño del peludo. Mezcla bien y con la ayuda de la jeringa. En este caso también es recomendable esperar unos 15 minutos ante de volver a suministrar la solución, en el caso de que el animal no haya vomitado.

Otros consejos para retrasar la absorción del tóxico

Las tabletas de carbón activado son elementos esenciales en un hogar con animales, se pueden administrar justo a los primeros signos de intoxicación. El carbón activado retrasará la acción de la toxina en el cuerpo del animal y le dará más tiempo para actuar.

Otra opción paliativa es ofrecer clara de huevo al animal, además es un retardador de la acción de las toxinas y ayudará en la mínima absorción del organismo del animal.

Tanto la pastilla de carbón como la clara de huevo solo deben administrarse si el animal está despierto. Nunca fuerce el consumo cuando el perro esté desmayado o convulsionando.

Silvia Gómez de la Vega

Licenciada en la universidad Davis School of Veterinary Medicine en California, llevo años estudiando cómo mejorar la vida de los animales. También me gusta un leer un buen libro y la nieve.